19 de Noviembre, 2017





Misión Gula de Miro Popi?
Una historia sobre el primer palo
27-08-17

¿Desde de cuándo los humanos estamos consumiendo alcohol? Según las últimas teorías, desde hace diez millones de años. Obviamente, estamos hablando de los primates de los que derivamos, es decir, gorilas y chimpancés recién bajados del árbol, y del alcohol natural nacido de la fruta que encontraron en el camino hasta que se convirtieron en homínidos.
Tuvieron que transcurrir unos cien mil siglos hasta que, hace unos nueve mil años, el alcohol se incorporó a la dieta diaria de los primeros humanos que dejaron de ser recolectores para transformarse en agricultores y descubrieron que podían conservar granos y frutas mediante la fermentación. Esta teoría, planteada por Matthew Carrigan, biólogo del Santa Fe College, de Estados Unidos, se basa en una modificación enzimática en los primates que les permitió metabolizar el alcohol otorgándoles ventajas en su adaptación a la vida terrestre. “Aquellos ancestros – dice Carrigan--- eran fundamentalmente frugíferos y dado que la fruta encontrada en el suelo de la selva está generalmente mucho más madura y más fermentada que las que siguen en el árbol, las frutas conteniendo etanol pudieron ser un elemento importante de la dieta de nuestros ancestros cuando empezaban a caminar”.
Otra propuesta que sigue esta misma línea de investigación es la del biólogo Robert Dudley, autor de The Drunken Monkey, para quien la afición por el alcohol de los primates se debe a la atracción aromática que ejercen las frutas cuando las levaduras de la piel comienzan a fermentar, produciendo alcohol etílico durante el proceso. Estas moléculas volátiles atrajeron su atención lo que los llevó a conseguir más alimento permitiéndoles procrear más que los demás, demostrando que fueron las necesidades nutricionales de nuestros ancestros las que desarrollaron la predisposición al consumo de alcohol por los humanos.
Conforme a estos planteamientos, el humano no inventó el alcohol, fue el alcohol el que encontró al hombre. Lo sedujo tanto que decidió procurárselo regularmente recurriendo a la agricultura para lo que tuvo que asentarse en un determinado lugar y convertirse en sedentario. Hay toda una tendencia de pensamiento arqueobotánico que sostiene que la razón por la cual los humanos desarrollaron la agricultura no fue para conseguir alimento, sino una forma estable para obtener alcohol.
Según el antropólogo Salomón Katz, de la Universidad de Pensilvania, conforme a una teoría desarrollada en los años ochenta del siglo pasado, primero fue la cerveza antes que el pan. Dicho en palabras nuestras, antes que la arepa fue la chicha. Lo demuestran estudios que ubican las cepas domesticadas de levadura en un período anterior a los cultivos de cereales, las cuales son necesarias para transformar los azúcares mediante la fermentación.
Estas teorías no son ninguna escusa para caerse a palos todos los días. Son simplemente una distracción ante lo caro que están la cerveza, el vino y los licores y si no podemos beberlos, al menos sabremos por qué lo hacemos.






Compartir/Guardar

<Ver más Noticias






InicioGuía GastronómicaNoticiasVinosOpinionesQuiénes SomosContáctenos

Miro Popic Editor C.A. ® RIF: J-30047491-7
Todos los derechos reservados / All rights reserved

Diseño Web: Cograf